Imagen de Navantia
Imagen de Navantia
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
Carpe Diem

Porque para dormir la siesta, o estar somnoliento en el despacho o mesa, cuando ya se ha repasado todo el internet y los últimos vídeos pornos, el título, pero solo el titulo, los conocimientos no hacen falta y la calidad humana, tampoco, para ingresar en una empresa pública, que se limita a “tener recogidos” a obreros que, incluso, muchos de ellos, actualmente, no saben que antaño fue un astillero respetable en el mundo entero, y que sus buques eran “los mercedes del mar”, en cierta ocasión me comentó un armador soviético.

Pero de aquellos buenos tiempos y buenos jornaleros, entraron abanderándolo todo (nunca mejor dicho lo de bandera) los “fieles” a la bandera vaticana, y cabe dentro de lo posible que, en vista de que hace años que no se construye un buque, que se alquila la herramienta y los muelles a empresas particulares, la fabricación de obleas sea el negocio del futuro.

Y no; no es que el teclado esté disgustado por el hecho, que, claro y alto, Navantia apueste por lo mediocre: por lo del babero, la baba y el dedo sacro, y desprecie el conocimiento; que no, que eso ya se sabe desde hace muchos años pero nadie pone remedio; al contrario, se fomenta y cada vez se enquista y enroca más.

Porque claro, hablarle de Parques Eólicos Marinos a gente somnolienta. Hablarle de que un mega-watio hora puede darle energía eléctrica a más de trescientas viviendas durante una hora, y cualquier Parque Eólico Marino de los que Iberdrola está construyendo fuera de España (creo que en la atrasada Alemania y en la tontaina de EE.UU. al lado de la listísima España) puede producir millones de megawatios en una hora.

Decía el ya fallecido cantautor argentino José Larralde, aquello de que: “por costumbre, prendí un negro, ensille mi moro pampa, y ya me marché al galope, chiflando como si nada…” Y eso, ni más ni menos, es lo que pasa en Navantia en Cartagena; y es de suponer que en las demás “Navantias” también pase: Que la costumbre de no hacer nada, sea la jornada laboral habitual.

Porque es tontería decir que en otros países europeos, de jornales más elevados que en España, se están haciendo barcos. Y está en la misma línea de tontería decir o escribir que lo que no se puede tener, porque no somos lo suficiente de ricos como para tener un reserva laboral de manos inactivas o construyendo errores, a toda una empresa del tipo de Navantia en Cartagena.

Está claro que la culpa de la desidia laboral cartagenera, no la capitanea Navantia, aunque es un buen ejemplo de incapacidad manifiesta; pero, como a todo siempre hay quien gane, en Cartagena supera el Ayuntamiento en no hacer nada y gastar más, a una empresa, Navantia, que podría hacer desde cucharas para comer sopa, pasando por unos generadores eólicos, incluso pijicos de barro, si se lo propusiera; pero no decir que ellos lo que quieren es que en la empresa (por cierto, creo, que una empresa que solo contrata ingenieros titulados en colegios católicos) solo tienen cabida los tonticos.

Pocas cosas causan ya pena en esta Cartagena de engaño constante, donde los aullidos de los lobos de la carencia, de la sordidez y la ignorancia idólatra, en vez de alertar, alegra y anima a que, mientras dure dura, cualquiera pueda estar en política, siempre que tenga hecho el voto de obediencia.

Porque el de castidad, para el que da, no existe.

Eladio Palmis
Colaborador
Página de FacebookPerfil de Twitter

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.