fbpx
jue. Abr 25th, 2019
Carta abierta al Sr. Manuel Padín, sobre su moción de la brecha salarial

Carta abierta al Sr. Manuel Padín, sobre su moción de la brecha salarial

Carta abierta al Sr. Manuel Padín, por Mar Tornero

Exigir “fin de la brecha salarial” no lo llamaré marketing si quiere, pero sí ineficacia absoluta y desconocimiento de la desigualdad real.

Leo estupefacta el revuelo mediático que se ha generado a propósito de una moción que Cs ha presentado en el Ayuntamiento de Cartagena solicitando que se incluya como criterio para valorar en la adjudicación y ejecución de los contratos municipales la inexistencia de la brecha salarial.

Afirma usted que ni Podemos ni el PSOE tienen el patrimonio de la lucha por la igualdad y el feminismo.   Y mire, le doy la razón, ningún partido es dueño de estas justas reivindicaciones.    Ese patrimonio es, como bien dice, de toda la sociedad civil, pero sobre todo de las mujeres, y en este caso, de las mujeres trabajadoras de los servicios contratados por este Ayuntamiento.

Mi nombre es Mar Tornero, soy trabajadora en una de esas contratas que adjudica el Ayuntamiento de Cartagena, y le voy a explicar desde la experiencia el asunto de la brecha salarial y la ineficacia de la moción presentada por su grupo municipal.

Actualmente, los grandes servicios de limpieza viaria, Parques y Jardines, O.R.A. y agua están gestionados por empresas privadas mediante adjudicación legalmente realizada.   ¿Sabe usted  cuántas mujeres trabajan en esos servicios? ¿Y de ellas, sabe los puestos que ocupan? ¿Y sabe cuántas ejercen cargos de responsabilidad? ¿Cuántas están en puestos de gestión?

Busque, busque, y tome nota.

Actualmente, en limpieza viaria todos los operarios con contrato fijo son hombres, salvo los contratos temporales de verano por sustitución de vacaciones, en los que se incluye a alguna mujer, a la que por supuesto se le ofrece cubo y escoba, jamás una máquina.    En Parques y Jardines somos dos mujeres, frente a más de 80 hombres, que no sólo tenemos que demostrar el doble para que se nos valore igual, sino para que se nos valore…     En la gestión de la O.R.A no hay ninguna, ni se la espera.   En la gestión de agua…, busque, busque…

¿Y sabe con qué criterios se pagan los servicios prestados en estas empresas a los trabajadores y trabajadoras?  Se lo explico: todas las nóminas, de hombres y mujeres, se ciñen a la legalidad vigente, es decir, los convenios colectivos, que marcan el salario y pluses sin distinción de sexo.   Como no podría ser de otra manera.   Es decir,  NO EXISTE BRECHA SALARIAL.

Le voy a explicar lo que existe:

Lo que existe es falta de voluntad para que en las plantillas de estas empresas exista paridad, lo que existe es un machismo histórico que impide la contratación de más mujeres, lo que existe es una infinita dificultad para que la plantilla femenina ascienda en las diferentes categorías laborales.   Y esto no es brecha salarial, esto es techo de cristal, tapón e impedimento en el desarrollo y la consecución de la Igualdad real.

Lo que se hace necesario es exigir Planes de Igualdad consecuentes y eficaces que frenen la inercia de décadas de injusta y machista desigualdad.

Una mujer, frente a docenas de hombres de su misma categoría, está condenada a no prosperar jamás en su puesto de trabajo.  Empresas multinacionales, cuyos dirigentes son todos del sexo masculino, poco o nada, van a preocuparse de esta realidad que no les afecta ni sensibiliza en absoluto.   Eso sí, beben de dinero público que la sociedad en su conjunto paga.

También le informaré de que soy una privilegiada que un día dió un golpe en la mesa, hace ya más de 10 años, para denunciar la absurda y primitiva política antifemenina para abastecer las plantillas de estas contratas, cuyo resultado es que en la actualidad somos dos operarias de jardinería las que día a día compartimos el servicio con más de 80 hombres.

Si quiere apostar por el feminismo y la lucha por la igualdad en el ámbito laboral de las empresas que se benefician del dinero público, esfuércese por conocer esta realidad, le adelanto que será una experiencia increíble.   Será la única manera de aportar soluciones eficaces, y no cantos a la luna y al sol.  Exigir “fin de la brecha salarial” no lo llamaré marketing si quiere,  pero sí ineficacia absoluta y desconocimiento de la desigualdad real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.