Juan Eladio Palmis
Juan Eladio Palmis
Publicidad

Tan en contra de toda lógica, que Cartagena no quiere ni ser mediterránea, y por eso se quedan sus mandos tan panchos cuando vierten basura suficiente como para que poco a poco el puerto se convierta en una pocilga como ya se ha logrado con el Mar Menor.

Porque el Mar Menor, aunque muerto y asesinado por las entes de mendrugos encargados de protegerlo,  han resultado ser sus mejores y más efectivos asesinos ante una carencia total de responsabilidad, que ha derivado que un delito medioambiental tipificado en el código penal español y en europeo, se ha convertido en un negocio financiador de partidos políticos y bolsillos privados particulares de amichis y sus derivados.

Ahora, se pueden redoblar todo tipo de tambores con motivo del doce de octubre, y alzar las voces patrias con el tono que se quiera, pero Cartagena, como no tuvo un puerto comercial decente hasta que no financió y programo su base la Primera República, no pudo tomar parte marítima en aquel comercio de Las Indias, que patrocinado, organizado y dirigido por holandeses, ingleses y franceses, sacaban algunos productos ibéricos para exportar a Las Indias, porque al dicho geográfico de que Cartagena está en una esquina peninsular, lo que realmente ha estado y está, es apartada de la realidad geográfica que le corresponde y le ha tocado.

Para hundir el Mar Menor y su litoral, se necesita una impunidad y desidia de años, y seguir un protocolo de golfos y sinvergüenzas de primera magnitud, en la sabiduría de que con cuatro reales píos, y cuatro redobles de tambor, todo pasa y se olvida en una ciudad que no es que esté en un proceso de involución, sino que parece que la involución y la desidia apática se inventó en Cartagena.

Y tan solo faltaba ese puntazo de violencia que va asomando por cualquier esquina, para que lo trimilenario se atragante, y resulte del todo chocante que sea el remedio que le aplica el mando a los problemas, cuando, como es norma de la casa, no tiene ni ha tenido en varios años, nada positivo que exponer, aunque, en realidad, tampoco nadie en la ciudad se lo exija.

Y lo podemos ver palpable en lo cómodo que les está resultado a la Trinca hacer lo que le viene en gana, durante, por el momento, cuatro años, y lo que colee, si le ponen un poco interés en el tema de abaratar las “servesicas”, lo único que resulta ser la preocupación básica de un colectivo ciudadano que pasa en mayoría sobresaliente de todo lo demás.

Publicidad

Quizás fruto de todo eso, a este sirvo entre los siervos, lo único que le está resultando visceral y cabreante, es que lo que siempre hemos denominado como mar; el Mar Menor, los mendrugos responsables al mando de todos los poderes cortijeros, para intentar disminuir el asesinato cometido contra todo un Mar, se han inventado y publicitan lo de “Laguna Salada”, dejando en el olvido y de paso, que un lago, en español, es una porción de agua, generalmente dulce, separado del mar.

Y una laguna, es un lago, de las mismas características, pero de una dimensión mucho menor.

Y para el concepto de “Laguna Salada”, nuestra hermosa legua española que tiene sus raíces básicas y fundamentales en la cultura y la lengua helénica, ha reservado para porción de agua salada separada del mar de unas dimensiones, siempre y en todas las designaciones existentes en el planeta al respecto, para extensiones de agua muchísimo menores que la hermosa extensión que tuvo y algo le va quedando, del Mar Menor.

Y con tal engañifa de designación peyorativa en el tamaño del mar asesinado de “Laguna Salada, aunque hasta el momento y parece ser que va para largo, van a ser homenajeados en cualquier momento sus responsables, al tiempo que se están hinchando de dinero fácil a lo pavo, estamos asistiendo a una triste realidad en la cortijá murciana.

Que aquí no se castiga ni existe el delito ecológico.

Eladio Palmis
Colaborador
Página de FacebookPerfil de Twitter
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.