Publicidad

En “El Alamillo”( Puerto de Mazarrón), estamos disfrutando de “conciertos caninos” en temporada alta, aunque también durante todo el año, en sesión continua y en todas sus modalidades, opera, solistas, grandes coros etc. que nos hacen más llevaderos estos rigores veraniegos, pues el calor es lo de menos comparado con el stress que transmiten los ladridos, de todo tipo e intensidad de estos nobles animales.

Los dueños de estos “actores” que son los auténticos responsables, no intervienen como es debido y consienten este malestar que es el inicio del éxodo, en algunos casos ya consumado, de los espectadores de las primeras filas, al no poder disfrutar del merecido descanso.

No hay derecho a esta falta de solidaridad vecinal.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.