El Hombre Libre de Luminaria, de Aniceto Valverde

 

– Venimos aquí buscando a un tipo que se cree que no tiene dueño –dijeron al unísono los agentes de Oscurantalia, señores A y B.


Ayuda al ElDigtalCT a seguir trabajando para llevarte la información cada día a tu móvil, tablet o pc. Colabora con nosotros con tu donación para apoyar una información independiente.



 

– No eso no puede ser. Aquí todo el mundo cree en los reglamentos, señores agentes. En esta dependencia todos llevamos el dogal puesto, incluso yo mismo que soy el encargado. Y eso que se me permite no llevarlo. Pero es por dar ejemplo, para servir a Oscurantalia, ¿saben Udes.?

– Nuestras informaciones nunca fallan, y aquí hay alguien que se cree que no tiene amo -alegó el agente de Oscurantalia, Sr. A.

– Y, ¿quién es ése? –agregó acto seguido el agente Sr. B

– Es el Sr. Minotauro –repuso el encargado de la unidad orgánica.

– Ajá, el Sr. Minotauro, y puede saberse por qué no lleva puesto el collar y la cadena ligadura informática– los agentes casi se echan físicamente encima del escuálido encargado escupiéndole en la cara estas palabras.

– Es que es el Sr. Minotauro.

– Y dale Perico al torno; que eso ya nos lo ha dicho.

– Es que él es como el Sr. Lobo de la película de la que han salido Udes.- el encargado se refiere a «Pulp Fiction»-. Él lo arregla todo.  Y, además, si se enfada, nos devoraría sin piedad con sus ansias de libertad. Es muy contaminante. ¿No saben?

– Tonterías de niño llorón. O se lo dice Ud. o tendremos que emplear nuestros métodos.

– Yo soy un modesto empleado y su servidor de Udes. y de Oscurantalia, pero no puedo decirle eso al Sr. Minotauro. Hagan lo que proceda, agentes.

Éstos sacaron sus armas y comenzaron a disparar. Era el hilo de Ariadna con lo que querían liar al Sr. Minotauro. Éste, que estaba tranquilamente sentado oyendo rock duro con unos auriculares conectado al ordenador, hizo un ovillo y al lanzarlo sobre los agentes cayó sobre ellos como una red en forma de tela de araña.

– Llamemos a la Central a pedir el refuerzo que hace falta aquí –volvieron a decir al unísono los agentes A y B de Oscurantalia recién pudieron desliarse de la red con que el Sr. Minotauro los había atrapado.

– A ver, para casos de Minotauros lo suyo es la agente robótica Ariadna –contestaron desde el mando de Oscurantalia a los agentes.

En efecto, enseguida apareció la susodicha agente robótica: aun siendo mecánica resultaba muy atractiva.

La pusieron en funcionamiento contra el Sr. Minotauro que seguía alegremente escuchando y bailando su música sobre su mesa de negociado.

– Joder, qué horror. Cómo es posible. Está segregando oxitocina u hormona del amor y estrógenos en vez de atacar al Minotauro.

El hombre-toro y la agente robótica se pusieron a bailar juntos, muy juntos.

Buscaban escapar de la tiranía de Oscurantalia, reencontrar la senda de Luminaria y la efectividad de los Derechos Humanos.

 

Aniceto Valverde Conesa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.