Publicidad

Sinopsis:

Este es un libro sobre la historia de los libros. Un recorrido por la vida de ese fascinante artefacto que inventamos para que las palabras pudieran viajar en el espacio y en el tiempo. La historia de su fabricación, de todos los tipos que hemos ensayado a lo largo de casi treinta siglos: libros de humo, de piedra, de arcilla, de juncos, de seda, de piel, de árboles y, los últimos llegados, de plástico y luz.

Es, además, un libro de viajes. Una ruta con escalas en los campos de batalla de Alejandro y en la Villa de los Papiros bajo la erupción del Vesubio, en los palacios de Cleopatra y en el escenario del crimen de Hipatia, en las primeras librerías conocidas y en los talleres de copia manuscrita, en las hogueras donde ardieron códices prohibidos, en el gulag, en la biblioteca de Sarajevo y en el laberinto subterráneo de Oxford en el año 2000. Un hilo que une a los clásicos con el vertiginoso mundo contemporáneo, conectándolos con debates actuales: Aristófanes y los procesos judiciales contra humoristas, Safo y la voz literaria de las mujeres, Tito Livio y el fenómeno fan, Séneca y la posverdad;

Pero, sobre todo, esta es una fabulosa aventura colectiva protagonizada por miles de personas que, a lo largo del tiempo, han hecho posibles y han protegido los libros: narradoras orales, escribas, iluminadores, traductores, vendedores ambulantes, maestras, sabios, espías, rebeldes, monjas, esclavos, aventureras; Lectores en paisajes de montaña y junto al mar que ruge, en las capitales donde la energía se concentra y en los enclaves más apartados donde el saber se refugia en tiempos de caos. Gente común cuyos nombres en muchos casos no registra la historia, esos salvadores de libros que son los auténticos protagonistas de este ensayo.

Reseña:

Llevo varias semanas enfrascado en este libro, porque esta maravilla es para leerlo despacio, haciendo que cada página que dejo atrás quede registrada en mi cabeza como se merece. Si eres aficionado a la lectura y a los libros, sea cual sea el género en el que mejor te sientes, este libro es un imprescindible para entender mejor como este invento ha llegado a nuestros días en constante evolución y conocer algo más acerca de sus defensores y también de sus detractores, que los hubo, hasta convertirse en lo que hoy conocemos.

Y es que El infinito en un junco es algo más que un ensayo sobre la invención de los libros, es, como ya anuncia la sinopsis , un viaje a las culturas antiguas y su afán de perpetuar a través de la escritura las enseñanzas, las ilusiones y las tradiciones de las que son, -somos-, herederos. Un libro que se abre como si fuera un Las mil y una noches de los libros, donde en cada historia se entrelaza otra, en la que del mundo antiguo pasamos a otro más actual en una premeditada intención de mantenernos inmersos en la lectura que su autora hilvana con tal eficacia que las casi 450 páginas son un cúmulo de sensaciones en la que desfilan perfectamente traídos al protagonismo que cada uno merece personajes tan dispares y a la vez unidos por un elemento en común como Alejandro, Aquiles, Homero, Ptolomeo II, Borges, Vallejo o Reverte, Sócrates o Tolkien.

Publicidad

De la biblioteca de Alejandría a la de Borges, de la Villa de Herculano a la Biblioteca de Trajano, de la tradición oral a los rapsodas, ese puente entre la oralidad y el libro, de las tablillas de barro al rollo de papiro, de los amanuenses a la imprenta. Un recorrido entre culturas, épocas, reyes, faraones, guerreros, conquistadores, filósofos, y eruditos, en el que el denominador común, el libro, siempre ha sido un elemento cargado de  controversia pero con el que sin duda hoy no seríamos lo que somos.

El infinito en un junco es un ensayo al que la autora despoja de ese matiz académico que suelen tener casi todos y escribe una obra amena, divertida y muy entretenida, alternando a propósito saltos temporales en los que nos movemos de las épocas más antiguas, cuando el libro y el alfabeto estaban siendo introducidos en la sociedad hasta la más moderna, la actual, en la que a veces parece que el libro lucha por su supervivencia. Entre las páginas se esconde pues, un libro de viajes, de aventuras y de anécdotas y en cada una de ellas encontramos frases que harían las delicias de un Míster Wonderful librero. Se nota la pasión y el amor por los libros y por las culturas antiguas de la autora.

Un libro de divulgación que se lee como si se tratase de una novela por ese ritmo narrativo cercano y coloquial que como ya he dicho caracteriza la obra, algo que como lector acostumbrado a novelas de ficción agradezco  y que invita a abrir otros campos de lectura. Sin duda un acierto que no me canso de aconsejar y al que seguro que vuelvo más de una vez, porque toda la información que contiene además invita a descubrir a la gran cantidad de autores, historias y libros que aparecen en él.

La autora:

Irene Vallejo estudió Filología Clásica y obtuvo el doctorado europeo por las universidades de Zaragoza y Florencia. En la actualidad lleva a cabo una intensa labor de divulgación del mundo clásico impartiendo conferencias y a través de su columna semanal en el diario Heraldo de Aragón. De su obra literaria destacan las novelas La luz sepultada (2011) y El silbido del arquero (2015), la antología periodística Alguien habló de nosotros (2017) y los libros infantiles El inventor de viajes (2014) y La leyenda de las mareas mansas (2015).

Manuel Acosta
Colaborador
Página de FacebookPerfil de Twitter
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.