Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
Carpe Diem

Muchos años subido en un camión me ha convertido en testigo en primera persona del triste devenir del Mercado de Santa Florentina. Nunca he llegado a entender cómo algo tan nuestro, tan cartagenero, como es este icónico edificio, ha sucumbido, por un lado, al deterioro físico y económico del mercado y, por otro, al olvido de todos los ciudadanos, de la Administración y, especialmente, del Ayuntamiento de Cartagena.

El Mercado de Santa Florentina ha sido punto de encuentro para vecinos y vecinas de Cartagena que acudían asiduamente a buscar productos locales como los de nuestro campo y mar de la mejor calidad. Todavía hoy, a pesar de su situación actual, sigue siendo punto de referencia de los ciudadanos de Cartagena, que además de realizar nuestras compras acudimos para reencontrarnos con viejos amigos y recordar, con cierta nostalgia, lo que este mercado fue en su, época dorada y tantos momentos que en el hemos vivido.

Viendo esto, la situación tan difícil en la que se encuentran las familias que generación tras generación han trabajado en este mercado se me vienen a la mente una serie de preguntas a las que no he logrado encontrar una respuesta racional: ¿Por qué el Ayuntamiento de Cartagena no ha desarrollado más estrategias para potenciar este enclave de referencia comercial, cultural y turística? ¿Por qué no se ha ayudado a estos comerciantes, que depositaron, en la actividad económica de sus puestos, su futuro? ¿Por qué se les ha abandonado de una manera tan absurda y sin justificación alguna? ¿Por qué se ha malgastado tanto dinero en obras innecesarias y no se ha invertido en acudir a la llamada de auxilio que se pedía desde esta institución? Seguro que muchos cartageneros se hacen estas mismas preguntas. Siento no poder darles una respuesta, pues al igual que ellos la situación actual del Mercado de Santa Florentina me parece un total y absoluto sin sentido.

Un lugar que favorece el empleo local, que debiera como otros tantos mercados ser visita turística imprescindible, encuentro de ocio en un enclave privilegiado, conformando un tejido productivo singular de nuestra zona y que sin embargo no despierta ningún interés sobre todo en la institución local.

Es por ello que siendo el Ayuntamiento de Cartagena el principal culpable de esta situación de deterioro y falta de iniciativas deberíamos actuar y transformar de una manera integral y orgánica el mercado de Santa Florentina para que sea como otros mercados en un lugar de desarrollo de la actividad económica con todas las garantías para recuperar el atractivo de antaño para los vecinos y vecinas de la ciudad y rescatar su valor y atractivo turístico de esta nuestra Cartagena.

No más puestos cerrados, no más fachadas cayéndose, no más aparcamientos cerrados, no más falta de seguridad, demos el impulso económico necesario y el cariño que necesita para reinventar este bien preciado que tenemos, porque el mercado Santa Florentina nos necesita, y nosotros le necesitamos a él.

Pedro Eminio Martínez Conesa
Secretario General de la agrupación norte del PSOE en Cartagena

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.