Eladio Palmis
Juan Eladio Palmis
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos
Carpe Diem

Porque a los “viejos” partidos, Pepé y Sociatas, no necesitamos agradecerles nada, porque han demostrado con creces, el tremendo respeto que tienen por el dinero público, que no le tienen miedo a las fiscalías ni a hacienda; en pocas palabras que no les da miedo meter la mano en el cajón del dinero público, porque saben que si una parte va para escapularios, ellos gozan de una impunidad total acompañada de aplausos populares.

Y en la cortijá murciana nos ha caído muy bien que sigan al mando y despilfarro los mismos y las mismas. Y como estábamos un tanto jodidos por si se podían frenar los bailes con castañuelas, vestidos a lagarterana, que inició el ínclito Valcárcel y lo mantiene con los mismos lagartos (de ahí la vestimenta) el continuador que va a tomar posesión el día 26, tenemos, sin más remedio, que daros nuestros más expresivas gracias, porque sabemos del tremendo esfuerzo que, reunión, tras reunión habéis mantenido todos vosotros para encontrar fórmulas que nos beneficien a las gentes, y que os deje a vosotros como estáis, o aún mejor situados respecto a la línea donde está el dinero público y los muchos recursos que genera una cortijá sin nadie que riña, o afee conductas incorrectas.

Muchas gente ya tenemos la completa seguridad, que, imputaciones aparte, Pepé, Vox y C’s de Barcelona, sois una misma cosa; un mismo objetivo; un mismo sacrificio personal vuestro hacia toda la gente de esta tierra que, por otra parte, como es lo que quiere porque os quieren a rabiar, ya que ha prodigado votos para ello, la alegría es más extensa todavía cuando se os ve a los cuatro junticos (es que hemos metido al pesoe, por si las moscas).

Gracias a C’s de Barcelona que han venido para cambiarlos todo. Gracias a Vox, que tienen un diferencial de defender la ética nacional con relación a todos, como desde aquí al juzgado más próximo, todos los cortijeros podemos seguir durmiendo tranquilos porque las plantillas laborales que vayan desapareciendo, que han desaparecido de las empresas que algo producían, ahora con alegría las vamos a ver a todas, previo cursillo de cristiandad, carnet del opus, o escapulario con cordón gordo, colocadas en la administración política de una tierra, que tiene muy claro que donde comen cien mil funcionarios, pueden comer cincuenta mil más. Y da lo mismico deber quince mil millones de euros que veinte mil.

Y todo ese esfuerzo de excelentes gobernantes con los resultados a la vista. Y que gracias a vuestros desvelos y subvenciones para comprar material escolar, tenemos los centros de enseñanza nacionales con amianto; la región a la cola en renta y calidad de vida, decía, que menos mal que habéis surgido vosotros dos partidos para salvarnos, porque gracias a vosotros, la alternancia en el desvelo social por el bien común pepé pesoe, la tenemos garantizada, supuesto que vosotros sois las ramas más bajas, de momento, de ese gran árbol español que tantas satisfacciones nos produce a diario, y llena de papeles los juzgados para nada.

La cortijá murciana estaba demandando a gritos la feliz continuidad de alguien, que gracias a ellos, el nene o la nena que emigra, cuando empieza a entender lo que es la sociedad moderna, laica, libre, sin tanta mierda como la que estamos aquí disfrutando, ya no quiere volver, y aunque en el lugar donde se ubique no se hable español ni se coman las hermosas y sabrosas sartenás de migas, a las que vamos a volver como comida única con los sueldos tan desahogaos que se están dando en la hostelería, o cuando se entre formalmente en la quiebra presupuestaria para esta misma feliz y democrática legislatura.

Menos mal que nos costa la tremenda capacidad de negociación y trabajo. Y pese a lo difícil que ha sido poner en orden de ataque los distintos honrados afanes de todos vosotros por beneficiar a nosotros las gentes, gracias a vuestra tremenda capacidad de trabajo, vuestra entrega y desinterés, a la vuelta del verano veremos con admiración y cariño como gracias a vosotros volverá el otoño.

Y todos nos irá facilitando el pasar por el ojo de la aguja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.