CartagenaJosé Manuel González Martínez gana X Concurso de microrrelatos ELACT “Lola Fernández...

José Manuel González Martínez gana X Concurso de microrrelatos ELACT “Lola Fernández Moreno”

El sábado 23 de abril, en la clausura del X Encuentro Literario de Autores en Cartagena, celebrado en el Museo del Teatro Romano, se hizo público el fallo del X Concurso de Microrrelatos ELACT “Lola Fernández Moreno”, que este año por vez primera ha contado con el patrocinio de la Universidad Popular.

El jurado, compuesto por Pilar Fernández Senac, Kika Sureda, Isabel Hernández Hernández, Jesús Boluda del Toro, Víctor Mirete y Antonio Parra, valoró los cuarenta y seis textos finalista, entre los cuales eligió a los diez finalistas últimos: Tabaco mentolado, Inmundicias, Inteligencia artificial, Ya no serás ceniza, Era una santa, Astaire, El desahucio, Todo lo que había hecho, Subversión y Espino blanco.

Tras una nueva votación, el jurado declaró ganador por unanimidad al relato TABACO MENTOLADO, de José Manuel González Martínez. El premio consistió en un trofeo y 500 euros, y fue entregado por los familiares de Lola Fernández Moreno, cuya figura homenajea este certamen literario, así como por José Macián, en representación de la Universidad Popular de Cartagena, y por Silvia Marín, directora del Centro de Enseñanza Luna-Cerezuela.

El texto recoge con gran brillantez las disquisiciones morales de un asesino que, para no tener que soportar los olores fisiológicos derivados de su oficio, se entrega al vicio de fumar cigarrillos mentolados. El autor aragonés hace gala de un lenguaje muy trabajado y de un considerable ingenio a la hora de resolver el microrrelato.

José Manuel González Martínez, (Pina de Ebro, Zaragoza 1963), es veterinario de profesión y escritor por vocación. Su afición por los libros le hizo trabajar como ayudante de bibliotecario a los 14 años. Se ha formado literariamente en talleres de escritura creativa y en la actualidad dirige dos como docente. Ha publicado las novelas Sin franqueo y Los olvidados del frío, y ha participado en las antologías: “El silencio del ciprés”, “Aragón Negro”, “Historias del Ebro”, “Escrito en el Agua”. Ha recibido también numerosos premios en el ámbito de la narrativa breve (Arnedo, Enrique Jardiel Poncela)

TABACO MENTOLADO

Me gustan las armas blancas. Disfruto cuando las uso en las gargantas de otros. Deslizo la hoja lentamente, relamiendo la carne que se abre como el surco de un arado en un barbecho. Y luego, cuando el corte profundiza hasta las carótidas, empieza el espectáculo: un manantial viscoso, caliente y púrpura fluye ahogando el último suspiro de mi víctima que, de haberlo sabido antes, nunca se habría parado para darme fuego.

Pero si algo odio en este mundo es el olor a muerte. Esa mezcla de heces, orina y miedo que rezuma de los cuerpos cuando se abandonan a la molicie de los difuntos. Por eso fumo mentolado. Su aroma dulzón confunde el hedor de esos efluvios y mi nariz inhala el humo que retroalimento pasándolo a la garganta en un ciclo continuo que engaña a mi cerebro. Confieso que solo enciendo un cigarrillo cuando ejerzo mi oficio, ese por el que disfruto hasta el éxtasis sin caer en la rutina.

Sé que fumar es un vicio infame, me maldigo por mi debilidad, pero por más que lo intento no consigo dejarlo y es que, aunque solo fumo cuando mato, sé que, con toda seguridad, fumo demasiado.

Manuel Acosta
Colaborador
Página de FacebookPerfil de Twitter
Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.