Imagen de una chimenea emitiendo contaminación a la atmósfera
Imagen de una chimenea emitiendo contaminación a la atmósfera
Publicidad

Ecologistas en Acción ha presentado un nuevo informe: ‘Efectos de la crisis de la COVID-19 sobre la calidad del aire urbano en España’ donde analiza los datos oficiales de dióxido de nitrógeno (NO2) recogidos en 129 estaciones de medición, de 26 ciudades entre ellas, la de San Basilio en la ciudad de Murcia. Muestra el efecto del confinamiento en la calidad del aire urbano, y la evolución de ésta a lo largo de las diferentes fases de la desescalada y la “nueva normalidad”.


Ayuda al ElDigtalCT a seguir trabajando para llevarte la información cada día a tu móvil, tablet o pc. Colabora con nosotros con tu donación para apoyar una información independiente.



 

El estudio concluye que la reducción drástica del tráfico ha provocado una mejora sin precedentes de la calidad del aire en las ciudades españolas, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS, pero advierte de que estas mejoras pueden revertirse rápidamente con la vuelta a la actividad económica habitual. La ciudad de Murcia ha seguido las mismas pautas de descenso del dióxido de nitrógeno en el municipio.

 Entre las principales conclusiones del informe destacan

–   Los niveles de contaminación atmosférica por NO2 en el conjunto de las ciudades estudiadas son un 38 % inferiores en los ocho meses que van de marzo a octubre de 2020 que en la media de los meses equivalentes en la década anterior (2010 a 2019).

Publicidad

–   El dióxido de nitrógeno (NO2) es el contaminante típico emitido por los tubos de escape de los automóviles (además de por las calderas industriales y domésticas), por lo que su evolución está directamente ligada a las emisiones del tráfico motorizado. Es esta su principal fuente en las ciudades y el principal factor que influye en la calidad del aire urbano.

–   El NO2 provoca cada año en España alrededor de 6.000 muertes prematuras, según el Instituto de Salud Carlos III y la Agencia Europea de Medio Ambiente (datos del último año disponible, 2018). Es un gas irritante que agrava las enfermedades respiratorias y merma la resistencia a las infecciones.

–   La crisis de la COVID-19 demuestra que la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para rebajar la contaminación del aire en las ciudades, algo que a su vez supone una importante mejora de la salud pública.

Para evitar la vuelta a patrones de movilidad insostenibles, Ecologistas en Acción propone que en la “nueva normalidad” se establezcan y consoliden buenas prácticas como la compra de proximidad, el teletrabajo voluntario, la administración electrónica o el escalonamiento de horarios laborales.

Además, debe potenciarse la movilidad activa peatonal y ciclista, cediendo más espacio para estos medios y estableciendo el límite de velocidad urbana en 30 kilómetros por hora, como primer paso hacia la implantación de zonas de bajas emisiones ambiciosas en las principales ciudades de la región: Murcia, Cartagena, Lorca y Molina de Segura.

Ecologistas en Acción se solidariza también con todas las personas que están padeciendo la pandemia y sus consecuencias, así como con los servicios públicos esenciales que están enfrentando la emergencia sanitaria y social.

Informe completo: https://www.ecologistasenaccion.org/140177

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.