Home Opinión

La flota de indias y la cortijá murciana. Artículo de Juan Eladio Palmis

Juan Eladio Palmis
Juan Eladio Palmis

Tienen las dos, las flotas y la cortijá en común; que solamente un puñadico muy reducido, santo y devoto, saben qué se hizo y se hace con el inmenso tesoro público que se manejaba en las flotas y se maneja en la cortijá murciana actualmente.

Estudios y cálculos modernos, estiman que el valor actual o el poder adquisitivo que transportaba la flota de 1.715, la primera que después de diez años de buques sueltos, con cubertadas de contrabando, dejaban pasar principalmente la marina inglesa a interés, sobrepasaba los ciento sesenta y seis mil millones de euros actuales (160.000 mil m.€), que se perdieron todos al naufragar once de los doce buques que componían la citada escuadra (me gusta más que la palabra flota) por los apretaculos de los abundantes cortesanos que correteaban por los pasillos cortesanos, cuando Francia, nuestro mejor amigo enemigo, nos endiñó el primer Borbón, Felipe V, con demencia mental bipolar incluida, y solamente con unas ganas terribles de copular que nunca, al parecer, consiguió saciar.

Después de más de veinticinco años de administrar la cortijá murciana en el valor adquisitivo equivalente a medio navío de Indias por año; Como cada navío según los cálculos modernos estiman que portaban carga por un valor muy próximo a los 15.000 mil millones de euros. Veinticinco años de derechona casposa mandando en la cortijá, por medio navío de Indias tragado al año, da el escalofriante montante económico de ciento ochenta y siete mil millones de euros (187.000 mil.m.€) que solamente saben donde han ido a parar Valcárcel, un político de Puerto Lumbreras, El Lorzas, y algún padre bajo secreto de confesión.

Es probable que con solo valor de una sola flota de lo expoliado en Las Indias, olvidando por el momento lo que se quedaba allí enganchado a las garras de funcionarios y piadosos clérigos, daba y sobraba para construir con aquellos y estos jornales actuales, todas las iglesias y catedrales de España; obras por las que todavía se piden oraciones y euros. Y del resto de las flotas, con un montante económico de vértigo que probablemente los partidos patrios españoles no quieran, porque no sepan, calcularlo, nadie sabe donde cojones se ha podido meter tanto dinero para tan poco como progresó o ha progresado en calidad de vida esta España imperial, que no lo haya sudado el pueblo previamente.

El medio navío de Indias en valor adquisitivo que se traga, casi sin masticar, la Cortijá Murciana por año, y nos adeuda en una cantidad aproximadamente igual, tiene en común con las flotas o escuadras de Indias, que no se ve por parte alguna su empleo y utilización económica; según una magia potagia que, del mismos modo que nos maravilla y nos deja estupefactados a los que hacemos Revisión Histórica, aquella España franquista que conocimos, heredera imperial viviendo en cuevas, sin carreteras ni caminos decentes, que le tuvo que sacar del atraso económico, pese a más de doscientos ochenta años (280) casi ininterrumpidos de flotas, el dinero de los emigrantes administrado con las Cajas de Ahorro, resulta poco edificante para que saquen pecho los pechines imperiales actualmente.

Simplemente con transparencia; que la gente de la calle realmente veamos los palominos que intuimos que llevan en el culito nuestras madres y padres cortijeros, ya podemos señalarlos con el dedo.

Aunque sea el dedo digital; porque la justicia murciana no está disponible, quedando gallinas en los corrales y limones en los limoneros.

Eladio Palmis
Colaborador

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil