Juan Eladio Palmis
Juan Eladio Palmis
Publicidad
Amazon Black Friday
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos
Carpe Diem

La religión a la española, es diferente incluso a la italiana, y más amante de las imposiciones celestiales que otros países europeos que, la mayoría, han sabido ponerla en el lugar que le corresponde, y no en el de Jauja en el que campea en tierras como la murciana.

Recuerdo, perfectamente que durante el franquismo de sandalias de goma en invierno y verano, absolutamente nadie, porque decían que era voluntad de dios, podía ni pensar de no pasar por el aro de los curas y la enseñanza a cojones de la religión, sin ninguna consideración hacia nada ni nadie.

Ahora dicen sus augustos herederos que eran tiempos de dictadura en los que todo vale; pero resulta que en España, hasta hoy mismo, el poder económico y social del clero católico, sigue imponiéndose en hechos y manos de gente acomplejada, como es el gobierno actual de la Cortijá Murciana, que, por experiencia saben que el voto cautivo es el que los mantiene, y ni quieren ni va a ser por las buenas, nunca, el gobierno que mire o vele por todos los murcianos, y solo velarán porque las indulgencias y las ladina sonrisas católicas españolas los acompañen en sus sillones y reclinatorios.

Los que vivimos aquellos tiempos y estamos viviendo los actuales, al margen de sentir una profunda vergüenza al ver con la facilidad y soltura con la que se han decantado desde el poder civil murciano, que pernocta en un palacio que tiene nombre de un santo, ¡manda cojones!), el gobierno y que su preocupación es que no les falte un euro ni una pizca de subvención a los religiosos, y que lo público, lo civil y laico, sea lo último y anecdótico.

En un tremendo error de aquel socialismo de González y Guerra que ellos sí tenían un programa previamente trazado y dibujado para engañar a la España emigrante y trabajadora, le echaron de comer pienso del mejor a la enseñanza religiosa y la concertada, acabando poco a poco, en tierras como esta que estamos pisando, con la premisa de que la enseñanza debe de ser materia, obligación y cuido del Estado Español, del Jefe del Estado y del Gobierno, según ordena y manda la Constitución.

Pero algo que no tiene ni cabida en el fundamentalista y atávico mundo religioso español de lo que es la libertad de enseñanza, que ellos nunca la han practicado ni la quieren practicar y entienden como libertad el que se haga siempre su particular y dañina, socialmente, voluntad, lo sacan a la calle aún sabiendo que a ellos lo que realmente les preocupa es el dinero: los euros.

Y saben que los euros y el poder, lo están viendo perfectamente dibujado en gentes que fueron, que estuvieron apuntados en sus colegios, y que ahora, caso del gobierno murciano, Lorzas y sus mariachis, se dan patadas en el culo corriendo no vaya a ser que a las “clases de religión española” le quiten la subvención y el poder económico que representan para perpetuarse en la sociedad, incluso, del coronavirus.

Y claro, leyendo entre líneas del recuerdo, uno se queda con los pies fríos pensando que no existe diferencia alguna entre aquel franquismo absoluto, intransigente, de las sandalias de goma invierno y verano, e incluso más posterior, el del emigrante, con el que ahora aflora hablando de libertad de enseñanza, cuando todos sabemos que como son gente piadosa, muy bien podían organizar clases de religión después de que los ciudadanos españoles, por imperativo legal que ordena a los gobiernos regionales, incluido el murciano, la Constitución Española salgan de clase de un centro público estatal laico.

Y mira; así nos traemos los misioneros y los quitamos de las presiones que sufren por parte de las empresas multinacionales.

Eladio Palmis
Colaborador
Página de FacebookPerfil de Twitter
Publicidad

No te pierdas el Black Friday de Amazon

Amazon Black Friday

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.