Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
Carpe Diem

Más de cien personas han muerto y unas 4.000 han resultado heridas debido a las potentes explosiones registradas el martes por la tarde en la zona portuaria de Beirut, capital de Líbano. El primer ministro del país, Hassan Diab, ha declarado que las explosiones se han producido por la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que estaban en un almacén.  Estas cifras son un balance provisional.

TESTIMONIOS

Un guía turístico de la ciudad, Antonio Kasad, se encontraba a unos tres kilómetros del lugar del incidente. Sobre él y sus acompañantes, han caído cascotes y cristales rotos a causa de las explosiones. Uno de sus amigos ha muerto. Kasad afirma que la metralla ha llegado a una distancia de unos 15 kilómetros del puerto. Así contaba lo sucedido en comunicación con Radio Nacional.

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha ordenado al Ministerio de Sanidad que garantice apoyo a las familias de las víctimas de la explosión. El problema, según contaba Kasad, es que los hospitales están próximos a la zona cero, cerca del puerto, por lo que su estado no es muy bueno. Es la Cruz Roja, dice, la que se está haciendo cargo de los heridos.

La deflagración ha generado una enorme onda expansiva, que se ha podido sentir en toda la capital desde varios kilómetros de distancia. El Ejército se ha desplegado por Beirut para trabajar en las labores de rescate. Antonio Kasad recuerda que el incidente se ha producido cuando faltaban menos de 72 horas para que el Tribunal Especial para Líbano, sito en La Haya, dicte sentencia por el asesinato con coche bomba del ex primer ministro Rafik Hariri, en 2005.

El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, lloraba mientras hablaba de las explosiones que comparó con los ataques de Nagasaki e Hiroshima mientras respondía a preguntas a Sky News.

El primer ministro libanés, Hassan Diab, ha decretado el miécoles como jornada de luto nacional en homenaje y ha pedido ayuda internacional ante lo que ha descrito como “una catástrofe”. También ha resaltado que los responsables de lo sucedido “pagarán el precio”, sin dar más información sobre quiénes pueden estar detrás del incidente.

El Departamento de Estado estadounidense está “siguiendo de cerca” las informaciones y “trabajando de cerca con las autoridades locales para determinar si hay ciudadanos estadounidenses afectados”. Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, ha resaltado que “está totalmente preparado para entregar ayuda de cualquier forma necesaria”.

A los mensajes de condolencias se sumaba el presidente de Francia, Emmanuel Macron, que trasladaba a la población libanesa “su solidaridad fraternal”. El viceportavoz de la Secretaría General de Naciones Unidas, Farhan Haq, manifestaba su esperanza de que la población de Líbano esté bien.

Fuente: ORM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.