fbpx
Mar. Mar 31st, 2020
Monasterio de San Ginés de la Jara

Monasterio de San Ginés de la Jara

Los Amigos del Monasterio de S. Ginés de la Jara se manifestarán el próximo sábado por la inacción ante el derrumbe de los muros a causa de la DANA

Más de cuatro meses después de la DANA el monasterio sigue con los muros exteriores derribados por las escorrentías de aguas provenientes de la sierra minera y el Monte Miral, en una situación que a la ASGJ le parece insostenible.

El monasterio medieval de San Ginés de la Jara y las Ermitas del Monte Miral, siguen acumulando desgracias, abandono y desprotección, pese a estar catalogados como Bienes de Interés Cultural (BIC), la máxima figura de protección que puede tener un monumento. La ASGJ lleva ya una década luchando por la restauración, puesta en valor y promoción de este entorno olvidado en ruinas pero con una dilatada historia de más de 2000 años, puesto que, en el lugar, hay restos romanos, incipientemente excavados.

Desde su creación, la ASGJ, lo primero que reclamó fue el cierre de los muros exteriores del monasterio, derribados por varias zonas, lo que permitía el acceso de personas y vehículos, de manera descontrolada, padeciendo numerosos episodios de destrozos, pintadas y expolio por parte de desaprensivos. La segunda reclamación fue la consolidación de los muros del edificio, algunos de ellos a punto de desmoronarse, como el muro que mira al Este. Y la tercera petición fue la vigilancia del monumento.

Se consiguió el cierre exterior, aunque de manera poco ortodoxa, tapando las aperturas del muro de tapial y de piedra, con bovedillas de hormigón. Por su parte, el arreglo del muro este, inicialmente se hizo con piedra, pero después, con un cambio de criterios y de empresa, se cambió por ladrillo y hormigón. La ASGJ ha denunciado en los últimos tiempos el abuso de estos materiales modernos, sin justificación, y, lo que es peor, la demolición “a escondidas” de los muros originales y su sustitución, paulatinamente, por obra nueva de hormigón y ladrillo que convierte el monasterio en una caricatura de lo que fue, en un falseamiento sin valor alguno.

La ASGJ pidió a la alcaldesa de Cartagena la paralización de las obras de reconstrucción por parte de HANSA Urbana, cuyo único interés era gastar lo mínimo posible en una obra que sólo le interesaba para conseguir la devolución del aval bancario depositado para obtener la licencia de obras de Novo Cartago.

Por su parte, la ASGJ ha venido denunciado, reiteradamente, que las ermitas del Monte Miral, propiedad de la empresa Portmán Golf, están en una lamentable situación de ruina, a punto de desmoronarse. Bienes Culturales de la Región de Murcia expedientó y multó a la empresa propietaria por abandono del BIC. Hace casi un año que la empresa inció una discutible reconstrucción de una de las ermitas, la de los Ángeles, la que estaba en menor peligro de desmoronamiento. Patrimonio Regional le retiró la multa y la obra se detuvo, con lo que las otras ermitas, siguen igual, a punto de desmoronarse del todo.

LA DANA DE SEPTIEMBRE DE 2019

Las fuertes lluvias y la tromba de agua proveniente del Monte Miral y la Sierra Minera desmoronaron gran parte de los muros del huerto del monasterio, unos muros que habían resistido siglos de historia de lo que ya en el siglo XV los libros y las crónicas decían que era un Edén.

La ASGJ denunció la situación al ayuntamiento de Cartagena, cuyos responsables de patrimonio se comprometieron a cursar las fotos realizadas por la Asociación a la Consejería de Cultura.

Se nos dijo que estaba en marcha el arreglo, que vendrían unos técnicos a valorar los daños y a ver la forma más correcta en que la propiedad debería volver a levantar los muros que protegen el BIC.

Hasta la fecha de hoy aún no se ha hecho nada, cuatro meses de más desidia, si cabe, con el monasterio abierto por todos los lados, dando la fiel imagen de lo que realmente cuidamos nuestro patrimonio. Ahí tenemos también los molinos de viento, otro ejemplo que nos retrata y que nos afea nuestra petición de Cartagena Patrimonio de la Humanidad.

Por si fuera poco, las lluvias caídas esta misma semana han vuelto a desmoronar amplios lienzos del muro, en especial uno en el lado oeste, otro en el lado sur y otro en el lado norte.

CONCENTRACIÓN ABRAZA EL MONASTERIO

La ASGJ convoca para el próximo sábado 1 de Febrero, al medio día, una concentración de los amigos del monasterio y los amantes del patrimonio, con el fin de abrazar, con las manos entrelazadas, estos muros de la que podría ser una de las joyas más importantes de nuestra Región y del Mediterráneo.

Con esta acción volveremos a reclamar la atención de la ciudadanía y a denunciar el abandono por parte de la propiedad y de las autoridades locales y regionales.

EXPROPIACIÓN

Tal y como está la cosa, creemos que la única solución para salvar lo que queda del monasterio de San Ginés de la Jara y de las ermitas del Monte Miral, sería la expropiación urgente de estos bienes en grave peligro de desaparición y, una vez en manos públicas, iniciar una adecuada rehabilitación y puesta en valor, lo que redundaría en beneficio, no solo de la cultura, sino también del turismo, tan necesitado de ofertas culturales, una vez que el turismo de sol y playa está en una crisis profunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.