Vie. Dic 13th, 2019
Luis Argüello, junto a Fernando Giménez Barriocanal

Luis Argüello, junto a Fernando Giménez Barriocanal

Los obispos siguen negándose a indemnizar a las víctimas de abusos

El borrador aprobado por la Conferencia Episcopal finalmente no contempla obligar a las diócesis a pagar indemnizaciones a los supervivientes o a abrir sus archivos a investigaciones independientes

Irlanda. Australia. Estados Unidos. Austria. Alemania. Suiza. Italia. Francia. Incluso la tradicionalista Polonia. Prácticamente todas las conferencias episcopales del mundo afectadas por “este delito casi blasfemo”, en palabras del portavoz de la CEE, Luis Argüello, han abierto comisiones de investigación, y habilitado indemnizaciones para las víctimas de la pederastia. Pero no la española.

Se esperaba mucho del borrador que los obispos de nuestro país han estudiado –y aprobado– esta semana en su Asamblea Plenaria. Pero al final, la montaña parió un ratón. O mucho menos, porque los obispos no han avanzado prácticamente en nada. Por no hacer, ni se ha nombrado al sustituto de monseñor Menéndez –fallecido en mayo de un infarto– como presidente de la comisión antipederastia.

Presunción de inocencia de los acusados

Roma no ha dado el ok a la petición de la Iglesia española de poder establecer un marco jurídico único, por lo que los obispos se limitan a aprobar un borrador con “indicaciones” de carácter jurídico, sobre el trato en los procesos y para asegurar “tanto los derechos de las víctimas como la presunción de inocencia de los acusados”, espetó Luis Argüello. Por no poder, el Episcopado no puede obligar a las diócesis a que abran oficinas de atención a las víctimas, pese a que el Vaticano les dio el plazo de un año en su reunión del pasado mes de febrero. Apenas quedan tres meses, y son muy pocas las diócesis que las han abierto.

“La Iglesia tiene que darse golpes de pecho del tiempo anterior es haber podido mirar para otro lado ante determinados comportamientos. Mirar para otro lado y no afrontar los asuntos de manera directa”, reconoció Argüello, quien no obstante matizó que “en los últimos dos-tres años, la reacción de la Iglesia ha querido ser inmediata ante las denuncias que hubiere”.

El borrador no contempla abrir los archivos

Sin embargo, no para investigar los casos del pasado, ni para asumir responsabilidades como institución ante las peticiones de los supervivientes. “No está contemplado en el borrador”, reconoció Argüello, quien sí apuntó a la “posibilidad de acoger las denuncias, y poder tomar iniciativas a la hora de la negociación”, caso por caso, y no desde la Conferencia Episcopal, sino cada diócesis o congregación. En este sentido, órdenes como jesuitas, maristas o salesianos sí que se han lanzado a abrir sus archivos, y a admitir denuncias ya prescritas. No así los Obispados ni la CEE.

Sobre las posibles indemnizaciones económicas, más de lo mismo. “Estamos haciendo un camino con las personas vulnerables”, subrayó el portavoz de la CEE. “Hemos de estar atentos a cada rostro, a cada situación. En cada sitio concreto donde se han producido denuncias de las víctimas de este delito tan grave en la sociedad, y casi blasfemo en la vida de la Iglesia”. Pero ninguna orden, ningún atisbo de que las víctimas serán compensadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.