Publicidad

En este nuevo artículo siento que debo cambiar el enfoque por una vez y que no sirva de precedente.

Es la clásica historia que empieza con; Tengo un amigo al que le han pasado unas cosas que me gustaría contar…, cuando la verdad es que el protagonista soy yo cargado de miserias y con algún atisbo de virtud en alguna parte, alguien me diría que ya me estoy dando pena, y es verdad a fuerza de darme pena algunas veces hasta lloro sin esfuerzo, no sé, bueno sí lo sé.

Veo películas, series en tv, en algunas escenas dramáticas se me cae la lagrimilla, ¿por qué? ¿Porque estoy deprimido?, porque soy sensible quizás en exceso?, en fin, quizás las dos respuestas son correctas.

¿Pero realmente tengo motivos? Pues claro que no, vivo la vida de quien ya no tiene obligaciones, y no, no voy a decir la palabra jubilado, porque no me cae bien, me da sentimiento, que le voy a hacer.

No quiero pensar que después de llegar a la cumbre voy bajando la ladera sin descansillos mirando abajo con mayor o menor intención. Y en este camino de bajada se me están quedando caras, cuerpos, sentidos, sensaciones, sentimientos, con los que he vivido en escenarios brillantes, en horizontes enormes, en travesías de aventura. Si, ilusiones de ir de la mano, de andar juntos con mochilas vacías que se han ido llenando de certezas de realidades de pies en el suelo después de haber volado al más allá.

Y vuelves de ese viaje a tus espaldas, ahora ya con el cuerpo no cansado, pero sí en ese punto de que en cualquier momento empezará a hacer aguas, porque a lo peor ya va tocando. ¿Pesimismo? Pues es posible, pero más hablaría de realismo de jugar a los barcos cuando van cayendo las bombas alrededor, agua, agua, hasta que aparece un tocado, tocado y termina con un hundido.

Publicidad

Y esto es así, no tiene más vuelta de hoja, ¿pesimismo? No, simple realismo.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.