Aula vacía
Aula vacía
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos
Carpe Diem

En apenas unas horas del inicio de clase, me inunda una profunda desazón y nerviosismo: el próximo lunes tengo que llevar a mi hija al colegio.

He tenido la mala suerte de vivir en una Comunidad con un Gobierno regional incapaz de dar seguridad y certidumbre a padres y madres. La mala fortuna de coincidir en el tiempo con una de las peores, sino la peor, consejera de Educación que ha pisado la Región, quien se ha mostrado incapaz de articular las medidas y actuaciones necesarias para que la vuelta al cole sea segura.

Con una plantilla de maestros y profesores ya mermada, donde desde hace muchos años eran recurrentes las vacantes sin cubrir, las sustituciones sin atender y las jubilaciones sin garantizar su reposición. Donde los centros se las veían canutas para completar los cursos por los impagos y retrasos en las transferencias por parte del Gobierno regional.

Con centros públicos que se caen a trozos sin que lleven un adecuado mantenimiento. Con colegios que no tenían ni para pagar el gasoil de la calefacción o con instalaciones eléctricas más propias de los tiempos de María Castaña.

Eso sí, a la educación privada y concertada no le ha faltado de nada. Ahora, cuando la Consejería se ha inventado lo de privar a un 20% del alumnado de un derecho fundamental como es la Educación, en colegios privados y concertados, se pavonean de ser capaces de cubrir los 5 días de la semana con clases y de ofrecer ludotecas y aulas de conciliación. Muchos de ellos financiados con fondos públicos o generosamente subvencionados.

En cambio, a los papas y mamas de los colegios públicos nos ofrecen aulas de conciliación comunes a través de los ayuntamientos. Lugares donde tendrán que ir los estudiantes correspondientes al 20% que ha tenido la mala suerte ese día de ser expulsados del sistema por obra y magia de la ocurrencia de la Consejería de Educación. Lugares, donde ya no habrá grupos seguros, donde el concepto de aula burbuja desaparece y donde no habrá ningún tipo de control y/o garantía.

Esta suerte de realidad paralela en la que nos ha inmerso el ejecutivo regional, resulta especialmente dolosa para aquellos niños y niñas con necesidades especiales, a los que directamente han abandonado a su suerte. Cientos de familias quedarán totalmente desatendidas.

Meses lleva toda la comunidad educativa pidiendo, exigiendo e incluso rogando, que refuercen la plantilla de profesores y maestros. Al menos 1500 a jornada completa y hasta final de curso son necesarios en la Región de Murcia. Pese a ello, el Gobierno regional hace oídos sordos, y eso que el Gobierno de España les ha mandado más de 73 millones de euros para garantizar un curso seguro. Un fondo no reembolsable, como ningún otro antes había sido puesto a disposición de las Comunidades Autónomas.

Y ante esta situación, con los centros anunciando que les será imposible respetar las distancias de seguridad, donde en todos los planes de contingencia abundan las palabras ‘se intentará’, ‘se procurará’ o ‘en la medida de lo posible’, con profesores, maestros y personal administrativo al borde del infarto, sobre todo aquellos que tienen algún problemilla de salud, la consejera tiene el cuajo de anunciar que solo contratará 800 profesores, de los cuales 500 irán a la educación pública y 300 a la concertada.

Y a última hora y en el tiempo de descuento, el Gobierno regional pretende engañar a los ciudadanos de la Región aceptando contratar 700 profesores más, tal como le exigía la comunidad educativa y el PSOE, pero hasta diciembre, con contratos basura y en el mejor de los casos a media jornada. ¿Es esto serio? ¿Nos merecemos semejante falta de respeto los habitantes de la Región de Murcia?

Pero no solo el Gobierno regional muestra su incapacidad y falta de previsión, el municipal no ha querido ser menos, y no ha movido ni un dedo para ayudar. Suyas son las competencias de limpieza de los centros, y a día de hoy, no se conoce ningún refuerzo en las plantillas asignadas a estas tareas en Cartagena.

Eso sí, en su enésima búsqueda de la foto fácil, tiene la desfachatez de anunciar obras de mejoras en los centros que consisten básicamente en manos de pintura para tapar las vergüenzas.

Con el centro escolar donde va mi hija pidiendo hace unos días ayuda a padres y madres para terminar de señalizar, porque la administración no le había facilitado los medios necesarios. Con una curva de contagios que no para de subir. Con una Región a la deriva por culpa del peor presidente que se recuerda, heredero de los ‘judicializados’ Pedro Antonio Sánchez y Ramón Luis Valcárcel, compitiendo con VOX para determinar qué partido está más a la derecha.

Con este panorama tengo que llevar el próximo lunes a mi hija al colegio, teniendo que cruzar los dedos y ponerme en manos de la suerte por culpa de este incapaz Gobierno regional que ha conseguido que lo que podía haber sido una situación de certidumbre, me cause mucho miedo, tanto como no había tenido antes.

Jesús Cobos
Secretario de Área de Comunicación y Formación de la ejecutiva municipal del PSOE en Cartagena
TwitterFacebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.