Inmigrantes fugados que se encontraban en cuarentena en el pabellón Cabezo Beaza
Inmigrantes fugados que se encontraban en cuarentena en el pabellón Cabezo Beaza

La fuga de 60 inmigrantes que estaban en cuarentena en el pabellón Cabezo Beaza, que está a custodiado por la Delegación del Gobierno con apoyo de seguridad privada contratada por la CARM, ha puesto una vez más de manifiesto que los medios para afrontar esta crisis son claramente insuficientes.

La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Cartagena, Noelia Arroyo, ha manifestado su malestar porque “a pesar de que el delegado del Gobierno, José Vélez, sigue asegurando que todo está bajo control y que la coordinación es total, la realidad es que la cuarentena no se está cumpliendo porque, debido a su incapacidad para pedir ayuda y disponer de más medios, las fugas de personas que podrían estar contagiadas de COVID se suceden. Es un irresponsable porque sigue afirmando que está todo previsto mientras siguen habiendo fugas y llegando nuevas pateras”.

Desde el Ayuntamiento la colaboración con la Comunidad Autónoma, algo que debería ser siempre habitual entre administraciones de cualquier color, ha sido total. Se ha cedido el pabellón Cabezo Beaza; se limpió en profundidad; se retiró todo el equipamiento deportivo y los enseres que podían resultar peligrosos; se trasladaron 1.400 metros cuadrados de bateo para proteger el pavimento deportivo; se instalaron rejas en la zona de vestuarios anexa al centro escolar; se facilitaron 140 vallas para la seguridad interior y el exterior; se facilitaron equipos de megafonía e incluso se instaló una red wifi a petición de los responsables de la seguridad. Además, los responsables municipales están en permanente contacto con la Carm, Cruz Roja, Salud, los miembros de seguridad privada y la Guardia Civil para dar respuesta a cualquier necesidad que tengan.

La Delegación del Gobierno solicitó ayuda en la tarde del viernes, con una carta en la que  informaban de que se pondrían en contacto con el Ayuntamiento para coordinar la colaboración. “Esa llamada no ha llegado hasta esta mañana, cuando la fuga ya se había materializado. A pesar de eso, nuestros agentes colaboraron anoche en la detención de 2 inmigrantes que trataban de huir y de 7 que esta mañana se encontraban en la Estación de Autobuses. La situación es muy grave porque lo que está en riesgo es la salud de los propios fugados, así como la de los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de la Policía Local que se ve obligada a actuar por responsabilidad y la de los voluntarios que colaboran en el operativo”, ha destacado Arroyo.

Además, anoche siguieron llegando pateras y “el Delegado sigue apostando por confinarlos en Escombreras y reitera que todo está bajo control. Sabemos que Policia Nacional y Guardia Civil están desbordados por falta de efectivos. No lo decimos nosotros, lo han denunciado ellos públicamente. Además, el permiso que otorgó el Puerto para acogerlos en Escombreras finalizó ayer. Qué van a hacer a partir de ahora? A dónde los van a llevar? Porque, de momento, a pesar de lo que nos cuestiona, el Ayuntamiento de Cartagena es el único que ha ofrecido ayuda, mientras que otros, afines al delegado, como Mazarrón o Torre Pacheco, se han negado. Esto es insostenible”, ha indicado Noelia Arroyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.