fbpx
Mié. Abr 8th, 2020
Urbanismo autoriza la construcción de una residencia para 180 personas mayores en San Félix

Urbanismo autoriza la construcción de una residencia para 180 personas mayores en San Félix

“Nueva residencia de mayores en Cartagena” por Yayoflautas Cartagena

INTRODUCCIÓN

Hace poco nos desayunábamos con la noticia de la aprobación por parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cartagena, de la construcción de una nueva residencia de mayores con unas 180 plazas en el Barrio de San Félix. Es un tema que ha pasado bastante desapercibido para la mayoría, pero que a Yay@flautas Cartagena nos preocupa por varias razones; la fundamental es que se trata, de nuevo, de una residencia privada que a buen seguro tendrá unos precios prohibitivos para la mayor parte de la población, pero también por lo que significa de incumplimiento de una resolución del pleno del propio Ayuntamiento.

Vayamos por partes.

  • El pasado 26 de junio la prensa avanzaba la construcción en Cartagena de una residencia promovida por CLECE, empresa multiservicios vinculada a Florentino Pérez, junto a su socio inversor THOR PRIVATE EQUITY SPAIN, S.L.
  • El 26 de agosto, el grupo municipal de Movimiento Ciudadano por Cartagena, y en su nombre D. Enrique Pérez Abellán, presentó en el Registro General (nº entrada 71.186) una moción sobre “LISTA DE ESPERA DE CARTAGENEROS BENEFICIARIOS CON DERECHO A PRESTACIONES EN DEPENDENCIA”, moción que fue debatida y aprobada por unanimidad en Pleno posterior de primeros de septiembre. Concretamente, se aprobó:

– Instar al Consejo de Gobierno de la CARM a aumentar un 12% la asignación presupuestaria que recibe el Ayuntamiento de Cartagena en materia de Dependencia de cara al 2020 y durante todo el resto de legislatura.

– Regular convocatoria de subvenciones para construcción, ampliación y/o reforma de centros asistenciales, para reforzar la gestión pública del sistema, priorizándolo.

– Trabajar con la titular regional con responsabilidad en Dependencia.

Así mismo, y a instancias de Yay@flautas de Cartagena, el Sr. Pérez Abellán propuso la reutilización del antiguo Hospital Naval de Cartagena, reformándolo como Centro de Día, Residencia y Clínica Geriátrica, dada la idoneidad de las instalaciones y la ubicación.

Esta opción solucionaría no sólo las listas de espera de la ciudad de Cartagena, sino de toda su comarca y zonas de influencia.

  • El 22 de noviembre, pasado un tiempo prudencial, enviamos correo electrónico a los Grupos Municipales, solicitando información de los pasos que se han dado hasta ahora y de las previsiones de gestiones futuras encaminadas al cumplimiento de la moción mencionada, sin obtener respuesta hasta el momento de redactar esta nota salvo por parte de Podemos, quienes nos informaron que están preparando la cuestión para el pleno del mes de Enero, aunque en el próximo también llevan previstas cuestiones de interés para los mayores como la brecha digital y otras.
  • Conocida la noticia referenciada al inicio, enviamos nuevo email al gabinete de prensa del Ayuntamiento, con el siguiente texto:

“Buenos días.

En relación con la noticia facilitada por ustedes sobre la próxima construcción de una nueva residencia de mayores en el barrio de San Félix, les rogamos nos amplíen la información en los siguientes aspectos:

– ¿La nueva residencia está promovida por la Comunidad Autónoma o por una empresa privada?

– En caso de tratarse de una empresa privada, ¿nos podrían facilitar el nombre de dicha empresa?

– La gestión de la nueva residencia ¿será pública, concertada o privada?

En caso de no poder facilitarnos la información requerida, les rogamos nos dirijan al departamento responsable.

 Reciban un cordial saludo”

 

A fecha de esta redacción NO hemos recibido contestación alguna.

INVERSORES PRIVADOS

Conviene conocer un poco mejor el inmenso negocio que suponen las residencias de mayores para los fondos de inversión y las gestoras privadas, se trate de residencias totalmente privadas o concertadas puesto que éstas representan un “negocio cautivo” que, además, está en parte subvencionado con dinero público: cuando el Estado regatea la cobertura social con una red digna y propia mientras existe una gran demanda para una necesidad vital como ésta, la rentabilidad potencial se dispara. Dicho de otra forma, cuando al aumento exponencial de la demanda de un servicio a l@s ciudadan@s se le suma una inversión pública que ni está ni se le espera, el resultado final suele tener idéntico resultado: la vía libre al negocio privado superrentable. Es lo que está ocurriendo con las residencias para mayores en España desde hace años, algo que se ha generalizado en la Sanidad pública tras los recortes.

Fondos de inversión internacionales -en especial, los franceses e ingleses- han irrumpido en un sector en el que por cada plaza pública hay tres privadas. Primero fue la adquisición de empresas con centros en activo, pero la demanda y los precios se han disparado hasta un nivel en el que incluso sale más rentable comprar terrenos y empezar de cero. Mientras, los colectivos de afectados, asociaciones de pensionistas y familiares de éstos, muestran su enorme preocupación por la búsqueda de la máxima rentabilidad del capital riesgo y lamentan la falta de inversión de la Administración pública.

Y es que el envejecimiento en España, país con la tasa de esperanza de vida más alta del mundo -empatado con Japón-, va a ser una constante en las próximas décadas, según la OCDE. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya ha estimado que una de cada cuatro personas (25,2%) tendrá más de 65 años en 2033, un 33,1% más que en la actualidad (19,2%). Una tendencia demográfica que, en cambio, no ha sido acompañado en un aumento de la inversión pública en residencias de mayores, pese a ser un servicio social reconocido en la Ley de Dependencia. La oferta estatal permanece estancada desde hace años y las listas de espera se eternizan.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un mínimo del 5% en cuanto a ratios de plazas sobre el total del número de personas mayores, en España era del 4,3% en 2017, por debajo de la media europea (4,6%). Y las diferencias regionales son muy marcadas: Las tres regiones con mayor ratio cumplen sobradamente la recomendación de la OMS -Castilla y León (7,65), Castilla-La Mancha (6,98) y Extremadura (5,93)-, mientras que las más perjudicadas quedan muy alejadas de ese mínimo. Son Murcia (1,43), Comunidad Valenciana (2,95) y Canarias (3,05), lo que provoca un cóctel que ha transformado este servicio en una inversión asegurada.

PRECIOS

En cuanto a los precios para residentes, la oferta de plazas públicas tiene un precio que alcanza el 80% de la pensión, mientras que las plazas subvencionadas por el Estado pueden duplicar la pensión. Los recursos públicos debieran destinarse solo a centros públicos dónde los mayores aporten un máximo del 70% de su pensión, vigilando que sean centros debidamente auditados en sus condiciones laborales, así como en la dignidad de sus prestaciones. Solo así evitaremos situaciones de maltrato y abuso, producto de la avaricia de unos y la precariedad de otros.

Probablemente, la residencia a construir en San Félix será para una minoría de mayores que puedan pagar entre 1.700 y 2.000 euros al mes, pero a los expulsados de la cobertura pública los fuerzan a liquidar en muy poco tiempo todo su patrimonio familiar para poder acceder a una de estas residencias privadas. Aún así las listas de espera son de tal envergadura que a veces aparecen mayores en sus domicilios que llevan días fallecidos, personas que tendrían que estar en una residencia y que no pueden porque se está segmentando la oferta entre una red escasísima para pobres y otra para gente con recursos.

Yay@flautas Cartagena defendemos el sistema de servicios públicos, que existan las suficientes para atender la demanda de lista de espera, y en última instancia que se concierte y se ponga a disposición de lo público, aunque por un lado las privadas continúan el aumento de precios ante la escasa oferta, por lo que las empresas no quieren concertar plazas con lo público, porque ya tienen asegurado el negocio, y por otro no se conciertan porque los políticos dicen que no hay dinero mientras han gastado sumas astronómicas en obras faraónicas, o regalan recursos públicos a espuertas a empresas privadas.

CONDICIONES

Como hemos visto repetidas veces en TV, y vienen denunciando asociaciones como PLADIGMARE (Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias), esta situación está incidiendo negativamente en las condiciones de vida de los residentes, fundamentalmente en las residencias privadas y concertadas, porque las condiciones laborales están empeorando a marchas forzadas y las ratios de personal son tan bajas hacen que sea el paraíso para los fondos de inversión y para su búsqueda de beneficios a corto plazo.

Algunos datos: hay una ratio establecido de 0,47 trabajadores por cada residente, pero, aunque se cumpliera “teóricamente”, el residente está 24 horas y los trabajadores están ocho, así que en realidad hay 0,15 trabajadores por residente, y ahí entran jardineros, administradores, directores… no solo el personal de atención directa.

 

CONCLUSIÓN

Conscientes de todo lo anterior, Yay@flautas Cartagena apoyamos en su momento, y seguimos apoyando, la moción presentada por Movimiento Ciudadano en el sentido que es MUY urgente la oferta de más plazas de residencias de mayores en nuestra ciudad, plazas públicas preferentemente, y con precios asequibles para la población. No se puede permitir la discriminación en mayores de primera y de segunda.

Por ello seguimos creyendo que el antiguo Hospital Naval de Cartagena sería una opción  inmejorable dada su ubicación, su tipo de construcción, los jardines para esparcimiento de los residentes, aparcamientos para visitas y ambulancias, las reformas necesarias que optimizarían la inversión frente a las plazas que se obtendrían en una nueva construcción (unos 15 millones por centros nuevos de unas 100 plazas o como en el caso que nos ocupa, 35 M€ para 180 plazas…), el importantísimo número de plazas que amortizarían rápidamente la inversión, etc. Inclusive, se podría instalar una clínica geriátrica y otros muchos servicios no solamente para l@s ciudadan@s de Cartagena y comarca, sino también para zonas de influencia como hemos expuesto arriba.

No permitamos llegar al extremo de los japoneses mayores en soledad, que para estar mínimamente cuidados delinquen para que los metan en la cárcel…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.