Reclaman la sustitución de herbicidas en los espacios públicos

Reclaman la sustitución de herbicidas en los espacios públicos

Reclaman la sustitución de herbicidas en los espacios públicos

Personas Afectadas de Sensibilidad Química Múltiple y Ecologistas en Acción proponen un Programa de gestión alternativa y sustitución del uso de herbicidas en las infraestructuras y espacios públicos con productos y técnicas menos contaminantes.

La Asociación del Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Murcia, junto a Ecologistas en Acción, han reclamado a la administración regional y local, la Consejería de Presidencia, Fomento y a Medio Ambiente, así como a la mayoría de los ayuntamientos de la región, la sustitución de los herbicidas tradicionales, tóxicos y peligrosos en los espacios públicos. Ambas organizaciones proponen una gestión alternativa que sustituya el uso de herbicidas en las infraestructuras y espacios públicos con técnicas menos contaminantes.

Las Administraciones Públicas fomentan el uso rutinario de productos fitosanitarios peligrosos y dificultan el desarrollo de alternativas más seguras, desincentivando la innovación reclamada por la sociedad. Los espacios públicos urbanos e interurbanos que se están gestionando con herbicidas son principalmente parques y jardines, solares, aceras, infraestructuras de transporte y cunetas. El 90% de los herbicidas utilizados en nuestro país, bajo 125 diferentes marcas, contienen como principal principio activo del glifosato.

Estos herbicidas se vienen aplicando, con permiso e incluso promoción, por parte de las administraciones competentes. La planificación y gestión de plantas y maleza de una manera alternativa en espacios urbanos parecen más complejas que su eliminación con tóxicos agrarios, sin embargo, la aparente solución cómoda está teniendo un alto coste en términos de salud para la ciudadanía e impactos ambientales significativos.

En marzo de 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado al Glifosato como materia activa “probablemente carcinogénica” (2B) tras la publicación por parte de la Agencia de Investigación sobre el Cáncer (IACR) de un amplio estudio que demuestra que esta sustancia favorece la aparición de Linfoma No-Hodgkin en humanos y causa daños en el ADN, además de provocar cáncer en animales de laboratorio. En concreto, los estudios publicados por 17 expertos señalan la relación de esta sustancia con 4 tipos de cáncer: hepático, riñón, páncreas y linfoma. Además el glifosato está vinculado con otros efectos, tanto por su uso directo por parte de agricultores/as y operarios/as como por la exposición indirecta de la población: reproductivos (mayor frecuencia de abortos y defectos de nacimiento), neurológicos (mayor frecuencia de Parkinson), hormonales (alteraciones endocrinas), entre otros. Los riesgos han sido evaluados basándose en estudios de exposición agrícola llevados a cabo en particular en Estados Unidos y Canadá, así como en investigaciones in vivo, en animales de laboratorios.

El Reglamento (CE) No 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, del 21 de octubre de 2009 (Reglamento de Fitosanitarios) prohíbe la comercialización de sustancias activas y de los plaguicidas que las contengan si tienen efectos adversos para la salud humana, animal o el medio ambiente. Esta prohibición se concreta en que no se pueda autorizar el uso de sustancias activas que estén clasificadas como mutágenas, cancerígenas o tóxicas para la reproducción (en las categorías 1A o 1B) ni aquellas que, por su capacidad de alterar el sistema hormonal, puedan causar efectos nocivos a la salud humana o en organismos no objetivo.

La Asociación del Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple y Ecologistas en Acción proponen una gestión alternativa a los herbicidas y su sustitución en infraestructuras y espacios públicos. Los objetivos de este Programa se concretan en métodos alternativos para la gestión de malezas: Las alternativas más conocidas para el control de la vegetación indeseada sin uso de herbicidas son los métodos mecánicos, manuales y térmicos que se utilizan ya ampliamente en otros países europeos por ser respetuosos con la salud de las personas y con el medio ambiente. Estos métodos no-químicos además tienen un mayor potencial en la generación de empleo. Existen además herbicidas “no sintéticos” basados en distintos vinagres (ácido acético) o en hidroxifosfatos naturales, que se utilizan en agricultura ecológica, que son rápidamente biodegradables y no tienen efectos significativos sobre la salud y el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.