Refineria REPSOL en Cartagena
Refineria REPSOL en Cartagena
Publicidad

Y como petrolera que es, sabe que con unos euros empleados en cerrar ojos y bocas de los que entienden que los euros son lo más importante que hay en la vida, sigue adelante, junto con sus otras colegas compañías, en un logrado desprecio y destrucción del medio y del entero ambiente.


Ayuda al ElDigitalCT a seguir trabajando para llevarte la actualidad cada día a tu móvil, tablet o pc. Colabora con nosotros con tu aportación (desde 1 euro) para apoyar la información independiente.



 

En Cartagena, la diosa Repsol, está por encima de leyes, juzgadores y políticos mandamases. Hace lo que le da la gana, y, para el abundante elenco amante de los euros, le ponen una vela para que Repsol no pierda su sonrisa y haga con la rambla de Escombreras, con el mar de Cartagena, lo que le salga del pijo, que para eso sin ella, no existe ni la vida ni el futuro.

En menos de medio año, desconozco el número de vertidos ilegales irreversibles, que la refinería de Escombreras, entre aplausos y reuniones del dios refinador y los amantes de los euros, han tenido lugar al objeto único de “recomendarles” que no sean “malos” y que no los meta la petrolera en un “compromiso”. Acto previo a la pregunta por lo bajini, que de lo suyo qué; porque las petroleras, aquí y en el mundo entero siempre se guardan bajo su manga su apestoso destrozo social y ambiental, que forma parte de lo “suyo” de los abundantísimos políticos que son todavía peores, más rastreros, que los agentes petroleros.

Ellos saben, las empresas petroleras, donde tienen que mover sus dineros contaminadores previos para contaminar después lo que le venga en gana, y el método para que los expedientes infractores se duerman en los juzgados; porque en los de Cartagena es incalculable el número de expedientes infractores que duermen el sueño de los que no se van a despertar en vida penal, porque en eso consiste el juego y exhibición de sonrisas migajeras.

Publicidad

Las petroleras, caso de Repsol y sus colegas, donde llegan al clímax de sus orgasmos sociales, es cuando extraen el petróleo o lo refinan a la par de gente armados con subfusiles de asalto, y llegan con capacidad desestabilizadora social suficiente para envenenar todo un continente que les interese, caso de África y América del Centro y del Sur, y donde les plazca.

Como dioses que se siente y creen que son las empresas petroleras, y que la vida sin ellas no existe, en tierras y lugares como este de políticos migajeros, que han logrado que no se desarrolle ningún tipo de energía alternativa; es más que se penalice cualquier intento de ello, es un logro que están disfrutando desde Repsol y sus colegas petroleros; y que desde la nueva perspectiva que le están dando a las cosas y los casos, el coronavirus, podía ser el momento de que su endiosamiento, como otras muchas cosas, lo mandáramos al carajo.

Está claro que en el sistema mandamás cartagenero, murciano, el Valle de Escombreras, con los vertidos de la Refinería, es algo que da mucho juego a mechones rubios y corbatas políticas de todos los colores, y aunque las empresas del Valle se han dado perfecta cuenta que a los cartageneros, a los murcianos, a los españoles, a ellos y a sus estamentos les importa un pijo y medio la contaminación, saben guardar ciertas formas de “prometer” para “lo suyo” de los comemieldas del entorno social que los protege.

Ver lo que han hecho y están haciendo las petroleras en el mundo; ver lo que ha hecho y está haciendo Repsol en Cartagena, justifica más que de sobra la presencia del castigo que representa el coronavirus. Porque, en el otro platillo de la balanza, si realmente es necesario seguir con los combustibles fósiles, que ya no son un dios mayor, para que las petroleras ganen más dinero, sus centros de acción, caso de Cartagena, debería de ser de un tamaño mucho menor, y no un gigante que en cualquier momento arrase con la ciudad.

Si todo vuelve a ser lo mismo, que es de esperar que no.

Publicidad

1 Comentario

  1. Estoy plenamente de acuerdo y quien no lo esté es por que no le interesa egoistamente. Todos somos mayorcitos y sabemos la verdad y que el clima nunca sera el mismo por culpa de estos “seres petroleros”, aunque yo me rio porque Repsol caerá tarde o temprano. Es pura matemática demostrarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.