Aula vacía
Aula vacía
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
Carpe Diem

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social la grave situación que impide que a las enfermeras, fisioterapeutas y otros profesionales de la Sanidad se les exima de la obligación de ir a trabajar en el caso de que tengan que atender a un hijo o hija si está en aislamiento o cuarentena por Covid-19 sin ser positivo, y ha reclamado que cuenten con un permiso retribuido a cargo de los empleadores.

 En su denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, SATSE subraya la situación de desamparo y de riesgo laboral que sufren todos los trabajadores, y en especial los profesionales sanitarios, en los casos de aislamiento o cuarentena de sus hijos o hijas por contacto estrecho con un menor positivo en el colegio, como establecen la Guía de estrategia precoz, de vigilancia y control y la Guía de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en centros educativos.

En concreto, el Sindicato recuerda que, en los casos en que un hijo o hija menor tenga que estar en aislamiento/cuarentena durante 10 días sin ser positivo, los profesionales de la Sanidad no tienen derecho a baja por Incapacidad Temporal y tienen que ir a trabajar, habiendo, por ello, una colisión entre los derechos de conciliación familiar y sus obligaciones parentales con la obligación de ir a trabajar.

 Por ello, SATSE ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social la situación y ha reclamado que inste a las administraciones implicadas a que establezcan un permiso retribuido para el cuidado de los hijos o hijas menores afectados por la Covid-19, en el caso de aislamiento o cuarentena, y así no menoscabar los derechos de los profesionales sanitarios y proteger el derecho constitucional del cuidado de sus hijos menores.

En este sentido, la organización sindical remarca que los padres tienen la obligación de cuidar a sus hijos e hijas hasta que son mayores de edad, de conformidad con el Código Civil, y que desatender estos cuidados pondría en riesgo a los menores y conllevaría una responsabilidad, incluso penal, que supone una pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses.

De otro lado, el Sindicato subraya que cuando el caso positivo no es directo, es decir, el contagiado es un compañero de clase del niño o niña que ha dado positivo, la normativa ha establecido otras alternativas, como el teletrabajo, la modificación del horario, la reducción de la jornada o la excedencia voluntaria, que son “totalmente insuficientes” para los profesionales sanitarios por la especial naturaleza jurídica de su ejercicio profesional y ser considerada como esencial su labor asistencial y de cuidados.

Al respecto, el Sindicato de Enfermería recalca que las enfermeras, fisioterapeutas y otros profesionales sanitarios tienen que realizar un trabajo presencial atendiendo a los pacientes, por lo que no pueden realizar en la mayoría de los casos teletrabajo y apunta que las otras medidas, como la reducción de jornada, son ineficaces también y no resuelven la situación de conciliar la vida laboral y familiar.

Ante esta realidad, SATSE insiste en que establecer un permiso retribuido para el cuidado de los hijos menores afectados por la Covid-19 supondría no menoscabar los derechos de los profesionales sanitarios y proteger el derecho constitucional del cuidado de sus hijos menores, máxime en esta situación de pandemia en la que es necesario conciliar la vida laboral y familiar en el caso de aislamiento o cuarentena de los menores para evitar una mayor propagación del virus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.