fbpx
lun. Jul 22nd, 2019
La sostenibilidad del Campo de Cartagena pasa por modernizar desalación, diversificar los cultivos y optimizar el riego

La sostenibilidad del Campo de Cartagena pasa por modernizar desalación, diversificar los cultivos y optimizar el riego

La sostenibilidad del Campo de Cartagena pasa por modernizar desalación, diversificar los cultivos y optimizar el riego

Los principales problemas del sector agrícola: los plásticos de invernadero, la pérdida de suelo fértil y nutrientes por escorrentías a causa de fuertes lluvia

La sostenibilidad del Campo de Cartagena pasa por modernizar la desalación, diversificar los cultivos y optimizar el riego. Así se desprende de las primeras conclusiones del proyecto europeo COASTAL.

El estudio, que analiza los factores que afectan al entorno del Mar Menor, comenzó en mayo de 2018 y finaliza en 2022 y en él colabora la Federación de Cooperativas Agrarias de la Región de Murcia (Fecoam) junto al Centro de Edafología y biología aplicada del Segura (CEBAS-CSIC) y la Dirección General del Medio Natural y Dirección General de Medio Ambiente y Mar Menor de la Comunidad Autónoma.

El objetivo es promover el desarrollo sostenible y generar sinergias entre las zonas rurales y costeras en seis zonas de estudio en diferentes países de la Unión Europea.

Durante todo el desarrollo del programa COASTAL, Fecoam junto al Centro de Edafología y biología aplicada del Segura (CEBAS-CSIC) y la Dirección General del Medio Natural y Dirección General de Medio Ambiente y Mar Menor de la Comunidad Autónoma, socios del proyecto en la Región, organizan dentro del programa de investigación y difusión diferentes talleres sectoriales sobre el desarrollo sostenible del Mar Menor y el Campo de Cartagena.

Estas actividades se enmarcan en ámbitos como el medioambiental, turístico, agrícola, pesquero, salinero, poblaciones locales y administraciones públicas y su finalidad es identificar los principales problemas de cada sector, así como las posibles oportunidades y soluciones para fomentar la colaboración y relación sostenible entre las zonas costeras del Mar Menor y sus compatibilidad con la actividad agrícola.

En relación al sector agrícola, los principales problemas identificados serían la presencia de plásticos de invernadero en el Campo de Cartagena, así como la pérdida de suelo fértil y nutrientes por escorrentías a causa de fuertes lluvias.

Otro de los puntos principales que afecta a la agricultura de la zona es el descenso de producción de cosechas a causa del alto contenido en sal de las aguas subterráneas, lo que genera un aumento de los costes e incide también en el deterioro de la calidad de los acuíferos por vertidos de salmueras.

Entre las propuestas de mejora se encuentran la apuesta por la modernización en la gestión de las salmueras mediante salmueroductos y la aplicación de nuevas técnicas de desnitrificación, como las que desarrolla la Cátedra de Agricultura Sostenible UPCT-Fecoam-COAG.

Asimismo, señala el estudio, es “primordial” la mejora de las prácticas agrícolas mediante la diversificación de cultivos y la optimización del riego, evitar cultivos en las zonas más cercanas a la laguna, así como el fomento del agroturismo y del consumo de productos agrícolas locales.

Junto a ello, estaría también el uso de residuos agrícolas como fertilizantes naturales mediante técnicas de compostaje y el control de la erosión de los suelos cultivados a través de buenas prácticas agrícolas.

La sostenibilidad del Campo de Cartagena pasa por modernizar desalación, diversificar los cultivos y optimizar el riego
La sostenibilidad del Campo de Cartagena pasa por modernizar desalación, diversificar los cultivos y optimizar el riego

CREAR UNA MARCA DE PRODUCTOS SOSTENIBLES

Durante los talleres celebrados en el mes de noviembre se hizo hincapié en la desventaja competitiva que se produce por la venta de productos agrícolas en relación a los que se producen en países con menor renta per cápita. En este sentido, se propuso apostar por la producción de productos con mayor valor añadido, incrementando con ello la rentabilidad de los cultivos y facilitando la superficie cultivada y reduciendo el número de cosechas anuales.

Una de las propuestas más repetidas en varios talleres fue la de crear una marca de productos de producción sostenible del Campo de Cartagena y promover su consumo tanto a nivel regional, nacional como europeo.

Los participantes aportaron otras iniciativas como la combinación de plantas de acuicultura con cultivos agrícolas; la plantación de setos y arbolado, que puedan actuar como barrera al transporte de nutrientes y sedimentos alrededor del Mar Menor, ayudando también a la prevención de avenidas en los núcleos urbanos.

CONSTRUCCIÓN DE UN PURINODUCTO

En relación a la ganadería, la principal propuesta de mejora en la gestión de los purines fue la construcción de un purinoducto para conducir los residuos a una planta de tratamiento que incluya la generación de biogás, evitando así contaminación y generando un beneficio económico.

Asimismo se puso de manifiesto la importancia de internalizar los costes ambientales de la producción agrícola por parte de las empresas para incentivar un mayor ahorro en el uso de fertilizantes y ayudar a financiar con ello investigaciones para mejorar los cultivos y la reutilización de agua.

También se consideró importante promover desde las administraciones y los organismos de investigación más campañas de capacitación, concienciación y buenas prácticas agrícolas, así como difundir dichas prácticas entre los profesionales del sector.

Otros de los puntos tratados es la importancia de que se realice un fomento conjunto de administraciones y organismos del turismo y la agricultura sostenible en el Mar Menor y el Campo de Cartagena. Esto permitiría, según las conclusiones de los talleres, una mejora de los valores ecológicos, sociales y económicos de la zona y, por supuesto, de la Región de Murcia.

Como aseguran los socios de COASTAL, “este giro solo será posible promoviendo la colaboración entre todos los sectores”.

El proyecto COASTAL comienza ahora una etapa de análisis de resultados de las conclusiones obtenidas a través de técnicas de modelización y talleres multisectoriales, para definir “las propuestas de negocio y de gestión del territorio que más beneficien a la sociedad y al medio ambiente a la par que fomenten el desarrollo económico sostenible”, concluyen.”

E.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.