Imagen de archivo de Cala Reona
Imagen de archivo de Cala Reona


Con motivo de la difusión de numerosas imágenes de escombros y restos de hormigón en los fondos marinos de Cabo de pablos procedentes de las obras de reparación del emisario submarino de Cala Reona, desde la coalición de Podemos, IU y Equo en Cartagena han calificado de “total negligencia” todo el procedimiento de reparación del emisario, y han culpado de ello directamente al Ayuntamiento de Cartagena y a ESAMUR.

Leli García, portavoz del grupo municipal, ha recordado que “el emisario lleva años sin legalizar su actividad pese a que los trámites se iniciaron en 2015, se trata de una infraestructura de titularidad municipal y las continuas roturas y filtraciones han ocasionado vertidos contaminantes de nitratos, metales pesados y plaguicidas en Cabo de Palos y en los límites de Calblanque”.

La edil ha reiterado que su grupo denunció en su momento la “absoluta desidia del Gobierno Local, que en octubre de 2018 dio por buenas unas obras de reparación que eran una auténtica chapuza, que motivaron más roturas, un tirón de orejas de la Dirección General de Medio Ambiente y nuevas intervenciones pagadas por todos los cartageneros y cartageneras con nuestros impuestos. Pese a todo, nadie ha asumido responsabilidades por todos los daños y perjuicios ocasionados”.

Asimismo, García ha calificado de “intolerable” que el Ayuntamiento no haya puesto en marcha el Plan de Vigilancia Ambiental que exigió en su momento la Dirección General de Medio Ambiente, y que requería de mediciones periódicas de los metales pesados en el afluente final del emisario y en el agua bruta de entrada”. La edil también ha insistido en que, “tras la petición de la Comunidad Autónoma en febrero pasado, el Ayuntamiento también tiene pendiente modernizar y reparar la red de saneamiento a la que presta servicio la EDAR Mar Menor Sur, pero no se sabe absolutamente nada de obras previstas al respecto”.

Por último, y respecto de los escombros en el fondo marino, desde la coalición tildan de “burdas excusas” los argumentos tanto de ESAMUR como los del propio Ayuntamiento, que justifican la presencia de restos de hormigón en el agua: “En esta cadena de desidias, negligencias y malas prácticas, el litoral cartagenero es el gran perjudicado, ya que lo que debiera ser un espacio protegido se ha transformado en un auténtico vertedero marino, todo un símbolo de cómo las administraciones maltratan y abandonan nuestro medio ambiente y sus recursos naturales”, finalizó García.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here