Juan Eladio Palmis
Juan Eladio Palmis
Publicidad

En la reciente pasada época que se pasaron muy malos momentos porque algunos pensábamos que no estábamos ya para subir a los andamios, pero la derechona (Aznar), de la mano de una izquierdosa solo de apellido (González), lo mismo que, al parecer, ahora, pensaron en aquello de todos al tajo que los europeos esperan sus casas.


Ayuda al ElDigtalCT a seguir trabajando para llevarte la información cada día a tu móvil, tablet o pc. Colabora con nosotros con tu donación para apoyar una información independiente.



 

Un Plan General de Ordenación Municipal Urbana, para que el pueda ser nuevo o desconocido semejante complejo y necesario (menos en la cortijá de murciana donde casi, la mayoría de los ayuntamientos prefieren el urbanismo sinvergüenza) instrumento de ordenación del territorio, fija, da limites, e indica qué es lo que se puede hacer en cada palma del territorio de la localidad en cuestión. Y si determina que un suelo es protegido, salvo con el citado urbanismo sinvergüenza, no se puede desproteger si no concurren unas circunstancias muy especiales, que normalmente nunca se suelen dar, si no las inventas vía amichis.

Por lo tanto, las sociedades municipales, los ayuntamientos, no necesitan de “Oenesge” privadas, particulares, verdaderas monarquías, salvadoras del planeta, tipo Anse, para resolver la protección de su territorio, que siempre estará más seguro y protegido de la especulación en manos públicas, en manos de los ayuntamientos, primera línea del buen gobierno, que en los de una empresa privada, que puede tener una mala tentación porque el dinero y el poder, dicen, que es muy malo.

El que estoy denominando como Urbanismo Sinvergüenza, amasado en aquellos tiempos en los que sin coronavirus la idea era de subirnos a todos en los andamios, estableció una figura ESPECULATIVA MÁS QUE LEGAL, llena, por tanto, del espíritu real de legalina de la que se empapan los desahucios, que son las denominadas pomposamente Transferencias Urbanísticas, que, como antiguo Concejal de Urbanismo, voy a ver si soy capaz de explicarlas de un modo fácil y entendible.

Publicidad

Si quieres edificar en un suelo que sea apto porque lo indique el Plan General como susceptible de poder ser edificado, de las parcelas resultantes de tu iniciativa de obrar, le tienes que ceder al ayuntamiento de tu localidad un tanto porciento del total del suelo que resulte útil para edificar, sujeto a norma. Y, al margen de tal suelo a ceder, tienes que ceder además y dejar espacios libres como carreteras, lugares para recreo, esparcimientos, servicios, y demás asuntos que demanda la vida social actual.

Las citadas cesiones de zonas verdes, y parcelas aptas para equipamientos necesarios (colegios, iglesias, zonas deportivas, etc. etc.) que deberían de ser cedidas dentro del perímetro de espacio a edificar, gracias al Urbanismo Sinvergüenza, muy en boga en la cortijá murciana, está fijado que cogiendo y cediendo otro suelo en otro lugar (si estas obrando en La Aljorra, por decir un lugar, lo cedes en Lo Campano) de momento dentro del mismo municipio, más adelante ya veremos y a lo mejor lo puedes ceder en Zamora.

La protección de los suelos, su control y disposición, a pesar de que lo que gusta en la Cortijá murciana es que todo esté en las manos piadosas de los amichis, quien mejor vela por el interés común son los Estados. Porque mañana, un suponer, ojalá que no, vuelve la locura del ladrillazo, se quiere joder y urbanizar la zona de Cabo Cope, y alguien, le pone a Anse encima de la mesa un puñado muy grande de euros a cambio de su suelo en el Cabo, para “transferirlo”; y está por ver lo que pasaría. Un riesgo que una sociedad democrática no puede ni debe permitirse, aunque el actuante se vista con las mejores lanas de cordero angelical protector.

Por tanto, riesgos semejantes hay que evitarlos a toda costa. Porque tampoco es de recibo, que aunque los desahucios sean legales, y se permita echar a la calle a los ancianos de sus casas, esa punta del coronavirus se haya cogido con tanto entusiasmo por parte de la mayoría de los juzgados españoles.

Que se quedan tan tranquilos cuando el gobierno de la cortijá murciana no cumple la ley que le obliga a tener el Hospital del Rosell abierto y funcionando a pleno.

Así nos va.

Eladio Palmis
Colaborador
Página de FacebookPerfil de Twitter
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.