Mar Tornero
Mar Tornero
Publicidad

 

Los medios de comunicación nos han informado de una nueva agresión de violencia física y psicológica contra un joven en esta región.  Este caso es aún más sangrante y violento, pues parte de la propia familia de la víctima. Una sociedad decente debería posicionarse de manera contundente contra este tipo de violencia, pero parece que tenemos normalizado que alguien pueda recibir un insulto y hasta una paliza por ser “maricón”.  ¿Hasta cuándo?


Ayuda al ElDigtalCT a seguir trabajando para llevarte la información cada día a tu móvil, tablet o pc. Colabora con nosotros con tu donación para apoyar una información independiente.



 

“Quién más adecuado que la familia sabe lo que es mejor para sus hijos e hijas”.  Es más o menos la afirmación que la nueva Consejera de Educación y Cultura lanza alegremente para justificar la imposición del veto parental de la ultraderecha.

Maravilloso, para ella, para el PP/Vox y sus allegados exCiudadanos vivimos en una sociedad perfecta, donde no se da el maltrato, el abandono, la LGTBIfobia, ni ningún otro pecadillo, ya sea machismo o xenofobia. Según su criterio, no necesitamos una Ley de Igualdad que disponga la reeducación obligatoria en materia de respeto a la diversidad, la formación a los profesionales públicos implicados: docentes, sanitarios y de seguridad, y por ello, permanece armarizada desde su aprobación. Parece que esta agresión para ellos es un caso aislado, una rareza, algo como de “gente chunga”. No terminan de entender que la LGTBIfobia empapa nuestra cultura desde hace siglos, y que no intervenir es lo mismo que permitir,  que cuanto se ha avanzado en materia de respeto y tolerancia ha sido gracias a la implicación social y política de la ciudadanía y de las instituciones, que nos sale muy cara la indiferencia institucional y la tolerancia a la intolerancia.

Publicidad

Para ellos, las leyes educativas y de igualdad,  los tratados y convenciones internacionales, y los acuerdos pro Derechos Humanos son solo un entretenimiento banal, cuando no una amenaza a su manera de entender la vida.  En pleno siglo XXI, en un país como España, la tolerancia y la indiferencia ante de LGTBIfobia es un disparate político que estamos permitiendo en esta Región de Murcia.  ¿Dónde están nuestros gobernantes ante amenazas y violencia por LGTBIfobia?  ¿Dónde está nuestro Presidente, nuestra Consejera de Igualdad y nuestra Consejera de Educación?… Pues vendiendo y comprando el Veto Parental para seguir como estamos, dando alas a la INVOLUCION. Lamentable.

Mar Tornero, Vicepresidenta de Colectivo Galáctico

Mar Tornero
Colaborador
Página de Facebookperfil de twitter

 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.